martes, 2 de marzo de 2010

Los pies de los niños NO necesitan zapatos rígidos!

Desde luego habrá quien piense que es una aberración. Pero yo me estoy guiando por lo que el cuerpo me pide a la hora de calzar a mi hijo. Y es literal. A mi el cuerpo me pide zapatos cómodos (sufro de una falta ABSOLUTA de glamour, y el que me conoce, lo sabe). Y hasta que Mateo pueda decidir y quiera martirizar sus pies con lo que a él le guste, toca que yo decida por él.

Mi ideal de comodidad para los pies siempre ha sido IR DESCALZO. Me encantaría vivir en un clima que me lo permitiera. Bueno, eso, y que el suelo de mi casa fuera de una amable madera calentita, ya puestos... lo mejor que he probado después de esto, es (lo que yo considero) la antihigiénica moqueta. Qué gustito, poder estar todo el día descalzo en casa o en calcetines...

Así que, aunque Mateo ha tenido muchos y variados ejemplos de zapatitos y zapatillas desde que nació (todos regalados), lo cierto es que se los he puesto en contadas ocasiones. Y cuando ya empezó el otoño, le ponía dos pares de calcetines: unos finitos, y otros gorditos con adherentes en la planta. Pero! este precoz andarín ya hacía ademán de ponerse de pie antes de las navidades, y me parecía que ese asqueroso terrazo de mi casa estaba demasiado frío para las primeras excursiones. Y decidimos comprarle su primer par de zapatos en condiciones.

Descubrimos los See Kai Run Smaller gracias a la página web de Bebé-a-gogó, y me parecieron ideales. Y le pedimos unos Jake. Demasiado grandes, porque esta pobre inútil que soy tenía un concepto distorsionado de a la velocidad que crecen los pies de los bebés. Pero bueno, lo arreglamos como toda la vida: con un poco de algodón en la punta . Nota: pero los demás no hagáis esto, por favor, medid bien los pies a los niños. Y justo esto es otra cosa que me gustaba de estos zapatos: no sólo la absoluta flexibilidad y los materiales naturales, sino que además no van por 'arbitrarias' tallas, sino por el largo del pie. También hemos probado los Pediped, y si bien también son zapatitos comodísimos, bonitos, y con infinidad de modelos para todos los gustos, me sigue gustando más el tipo de suela de los See Kai Run Smaller.

No es mi intención hacer publicidad gratuita de ninguna marca, la verdad, que no me pagan por ello. Pero quiero mostrar que hay vida 'zapatera' jajajajajaja más allá de lo que vemos en los escaparates. Y contarle al mundo que no, que no es que yo me lo invente, que el calzado flexible es lo mejor que hay para que un pie (y el resto del cuerpo) se desarrolle como es debido. Y resulta que hay gente que entiende más que yo que también lo dice:


"CALZADO INFANTIL

A la hora de elegir los zapatitos para nuestros hijos a menudo nos encontramos con información contradictoria. Es muy frecuente oír que lo mejor para ellos son zapatitos rígidos que les sujeten el tobillo, podemos recibir este consejo de nuestro entorno, en las zapaterías e incluso a veces de nuestro pediatra. Esta información está desfasada, puesto que lo que recomiendan los podólogos infantiles es justo lo contrario.

Para que la musculatura del pie y el tobillo se desarrolle correctamente lo mejor es que el bebé vaya descalzo el mayor tiempo posible. De este modo, a medida que el bebé va alcanzando nuevas fases en su desarrollo: gateo, mantenerse de pie, primeros pasos.. los músculos se van fortaleciendo paulatinamente. Al poner botitas rígidas a un bebé que apenas se mantiene de pie, éstas le sujetan el tobillo y le mantienen en la postura más tiempo que el que su tobillo aguantaría, forzándolo. Además, al sujetarle artificialmente impide que la musculatura de la zona se desarrolle correctamente, pudiendo dar lugar a apoyos incorrectos. Muchas de las lesiones de pies y espalda de los adultos provienen de malas posiciones en la pisada aprendidas cuando somos pequeños.

Una suela demasiado rígida no permite al bebé doblar con normalidad los dedos de los pies, obligando a dar los pasos de forma diferente que cuando va descalzo, pisando más con el pie plano y levantando más las rodillas en cada paso. Por el contrario, se recomienda una suela lo más flexible posible, que permita al bebé doblar el pie a la altura de la almohadilla para un correcto empuje con los dedos al caminar.

why_smaller

pediped_banner_clothesline

La recomendación pues, para elegir el zapato infantil es fácil de seguir: siempre que se pueda, el bebé debe ir descalzo. Como obviamente ésto no es siempre posible, elegiremos el zapato que más se parezca a ir descalzo conforme a su etapa de desarrollo:

PRIMEROS MESES: Los bebés pequeños no necesitan ningún tipo de calzado. Unos calcetines gruesos o patucos suaves bastarán para abrigar los pies si el clima es frío. Tampoco es recomendable cubrir los pies con ropas muy pesadas que restrinjan el movimiento y retrasen el desarrollo del bebé.

ETAPA DE GATEO: Es conveniente dejar al niño gatear y no forzarle ni ayudarle a mantenerse de pie ni a caminar, sino dejar que alcance estos hitos él solo. El uso de andadores está desaconsejado, en algunos países como Canadá están incluso prohibidos.

En esta etapa en interior el bebé puede ir descalzo o con unos calcetines antideslizantes. Para exterior se deben utilizar zapatitos que se adapten bien a su piel y de suela flexible que le permita doblar los dedos como cuando van descalzos.

PRIMEROS PASOS: No se debe forzar nunca al niño a caminar y también en esta edad y más adelante, hay que procurar que vaya descalzo o en calcetines el mayor tiempo posible. Cuando empiezan a caminar, en exteriores necesitarán una suela un poco más gruesa para no clavarse nada y que le aísle del frío y/o la humedad. Hay que buscar un zapato que cumpla estos requisitos pero que sea flexible y no le cubra el tobillo.

Recomendaciones para elegir el calzado infantil del Colegio Profesional de Podólogos de Asturias:

  • La forma debe ser amplia para permitir libertad de movimientos y una correcta articulación de los dedos.

  • La parte delantera debe ser flexible, de forma que sólo con una ligera presión de la mano se doble hasta formar 90º.

  • El empeine tiene que estar hecho con piel muy blanda.

  • La suela tiene que ser flexible y antideslizante.

  • El contrafuerte robusto para estabilizar el talón y evitar el riesgo de torsiones laterales.

  • La altura no debe superar los maleolos (huesos del tobillo) para permitir la articulación libre del tobillo.

  • El zapato nunca incorporará una plantilla correctora. Será el podólogo quien la prescribirá si fuera necesario.

(Otros colegios de podólogos y la asociación americana de podología respaldan estas recomendaciones)

Consejos para comprar calzado infantil:

-Probar el calzado en el pie más grande. Todos tenemos un pie más grande que otro, es conveniente saber qué pie es el más grande de tu bebé para comprobar la medid en este pie

-Probar el calzado por la tarde. Al atardecer los pies se hinchan ligeramente y por este motivo es mejor no comprar el calzado por la mañana

-Comprar zapatitos que no necesiten ser ablandados, sino que sean flexibles y confortables desde el primer momento.

Otras cosas a tener en cuenta:

-No se debe prestar ni heredar calzado. Cada pisada es única y queda reflejada en el interior del zapatito y por ello los podólogos desaconsejan que el mismo calzado sea usado por más de un niño.

-Llevar las uñas del bebé a una largura correcta para que no le molesten los zapatitos

-Observar si las suelas se desgastan demasiado o de forma desigual en los zapatitos, lo que puede ser indicativo de algún problema en la pisada, en cuyo caso consultar a un profesional.

-Si hay signos de irritación o rojeces en los pies es posible que los zapatos estén apretando y haya que cambiar de talla.

Estos son los zapatitos que ofrecemos en nuestra tienda, con el sello de calidad de la American Podiatric Medical Association:

See Kai Run Smaller para gateo y primeros pasos

See Kai Run para cuando ya caminan

Para saber más:

Recomendaciones del colegio profesional de podólogos de Asturias

Documento de la American Podiatric Medical Association sobre el calzado infantil (en inglés)"


(tomado de Bebé-a-gogó. Los subrayados son míos)

Imágenes:

http://www.seekairun.com/cgi-bin/commerce.cgi?display=action&emptyoverride=yes&template=SKRTemplates/SKR/smaller.html

http://www.litegreenliving.com/wp-content/uploads/2007/10/pediped_banner_clothesline.jpg

15 comentarios:

  1. Yo al mio le he comprado unos de fisher price (los venden en merkal calzados) con la suela de goma que se dobla perfectamente como los de pediped de la foto y llevan la puntera y la talonera reforzada tambien para cuando gatean, la verdad es que son super comodos y los diseños muy bonitos
    http://img22.imageshack.us/gal.php?g=20100302134408.jpg

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, aunque ya había leído algo del tema, me he seguido dejando llevar por la "comodidad" MÍA. Quiero decir, me he dejado llevar por la onda "comercial" y por evitarme discusiones con la abuela... que sigue con lo de sujetarle el tobillo.
    Pero ahora que tengo tu información tan a mano, inmediatamente se lo adjunto en un correo, y me preocuparé personalmente de que mi niña comience a ir BIEN calzada. ¡Jope! Gracias Caro.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa! Pues sí se ven bonitos, sí, y desde luego flexibles :)

    Jajajaja! Ale, yo ya no discuto con nadie: hago lo que me parece y ya me pueden decir san blas, he acabado hasta el gorro de creerme que todo el mundo sabía más que yo.

    Pero si es que no hay que ser podólogo siquiera, es pura lógica: con qué se caminará mejor, con una suela (y resto de material del zapato!)que te permita doblar el pie al andar o con una que no? Jolín, que si os fijais en algunos niños, es verdad, parecen Robocop andando, los pobres... es como si los adultos tuviéramos que andar permanentemente con madreñes XDDD

    ResponderEliminar
  4. vaya, me va genial el artículo, porque aunque todavía es peque, estos días pensaba en el tema del calzado y no tenía ni idea de que tipo de zapatos necesitaba

    ResponderEliminar
  5. ¿madreñes? ¿Qué son? ¿Los zuecos esos asturianos que se ponen encima de los zapatos para ir a la huerta? ains... no viene en mi diccionario.

    ResponderEliminar
  6. Aiiiiiiiisssh, que se me pasan los comentarios!

    Socmare, me alegro si te he proporcionado alguna idea que te guste ;)

    Ale, sí :) son esos zuecos, creo que en general del norte (no sé, pero igual en Galicia y Cantabria también se usan), para ir a la huerta, sí. ¿Como femenino singular, madreña, no viene?

    ResponderEliminar
  7. En lo de las botas estoy de acuerdo, limitas el tobillo, pero a la hora del calzado necesitas una suela flexible xo indeformable, y este no debe hacer movimientos de rotacion.porque tu pie no los hace. Rspecto al talón, es necesario un contrafuerte duro, porque aún no tienen el tobillo estable. A un niño no debes ponerle un zapato tan blando porque están todo el día moviendose, y se pueden dar multitud de golpes. si dices eso del calzado porqué no le quitas la plantilla que lleva el propio zapato que trae un arco interno, el cual los niños no lo necesitan, ya que con la cantidad de grasa plantar que tienen no la necesitan. Nuestro pie está echo para andar descalzo, pero no por el asfalto o el duro suelo de casa, por esó nos calzamos..

    ResponderEliminar
  8. Muy utiles los consejos sobre todo para nosotras las mamàs,creo que lo tomare en cuenta cuando vaya de compras la proxima vez

    ResponderEliminar
  9. Muy buenos consejos! yo también creo que el calzado debe ser cómodo y blandito. Hace poco le compré a mi bebé unos zapatos Kickers "primeros pasos" en Venca, y le van genial.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que poco a poco se vaya encontrando más variedad en el mercado, Silvia :)

    Yo al final para este otoño, he vuelto a pedir a pediped, esta vez ya en la gama Flex, porque se los hemos visto a una amiguita un poco mayor que Mateo y nos han encantado.

    Un saludo, y gracias por contribuir!

    ResponderEliminar
  11. Me parece una muy buena idea, asi lastimamos menos los huesitos debiles de los niños, y pueden ir fortaleciendose cada vez mas.

    ResponderEliminar